miércoles, 18 de mayo de 2011

Virados en la fotografía

El virado, también conocido como virage o viraje es un procedimiento fotográfico que pretende preservar la imagen fotográfica a lo largo del tiempo o bien obtener un efecto estético determinado. El más común ha sido al color sepia, muy empleado en los primeros tiempos de la fotografía.
El color sepia o de tonalidad café de la fotografías, popularmente se le relaciona con las fotos antiguas. En realidad se trata de un proceso químico que no tiene que ver con el envejecimiento natural del material fotográfico, y sí con la intención de preservarlo del daño que la luz ocasiona a lo largo del tiempo.
Esta técnica consiste en la alteración de las tonalidades de imágenes en blanco y negro, conformada por un color (antes negro) y su gama de valores hasta el blanco. Se suele realizar después de la obtención de la imagen y su primera finalidad está originada por la necesidad de conservación de la misma ya que se pudo comprobar que una fotografía tratada con productos de virado aguantaba mejor el paso del tiempo.En la fotografía digital Este proceso de cambio de tonalidades o intensificación de la imagen puede realizarse en la imágenes generadas por mecanismos digitales, para ello los programas de edición digital de imágenes suelen disponer de filtros o procedimientos que permiten con unos pocos parámetros producir el efecto, cuando no se genera de un modo completamente automático. Con frecuencia se parte de fotografías en color que se convierten a blanco y negro y posteriormente se sustituye el negro por otro color o tono.

No hay comentarios:

Publicar un comentario